acupuntura-orgon.com.ar
medicina energética

 

Inicio

English 

Deutsch

Presentación 

Esta medicina 

Revi al natural

Investigaciones

Historias 

Programa Azul 

Viaje 

Desintoxicación

Diccionario 

Cerebros  

Para qué sirve

Sociedad

Mapa

Concierto

Funciones

Estadística

Mediciones

Revitalización

Glosario

Enlaces

Plantas

Articulos

Chicos

Acu-Orgón

Gripe porcina

Viagra, Hierbas Chinas

Experimento de Alcoy

Limpieza Hepato-Biliar

Programa de Desintoxicación

La gripe

El Invierno

Los Hidrolizados

Los acumuladores de energía orgón

El Dor-Buster

La Primavera

Cielito Lindo I

Acupuntura estética

La revolución Reich

Talleres

La medicina catastrófica

Los bebés orgónicos

Orgón y Dor 

La Clonación de Idiotas

Revitalización y Envejecimiento

Talleres 2015 

 







 

 



La Brisa del Tiempo / Programa de Revitalización Biológica

2. Biología del Envejecimiento (La Historia en el Cuerpo)

        Diferentes aportes acerca del envejecimiento /   Conclusiones  Articuladas

     De acuerdo a estudios y estadísticas aceptadas entre los investigadores del tema, se supone que el máximo del rendimiento fisiológico de una persona que habita nuestra cultura puede situarse cerca de los treinta años: a esta edad la llamada capacidad homeostática normal (capacidad de lograr el equilibrio funcional) se encuentra en su pico máximo. Téngase en cuenta que la determinación de la edad es un promedio estadístico, de manera que los casos individuales pueden estar por debajo o por encima de los treinta, pero en todo caso es de gran importancia clínica y sanitaria conocer este dato porque permite suponer que a partir de esta edad comienza el declive de las funciones y, por lo tanto, el proceso de envejecimiento.

      Otro tema importante es el efecto que parece haber tenido la civilización moderna sobre el aumento de las expectativas de vida al nacer y el promedio de vida en el mundo occidental. Es muy cierto que ambos índices han experimentado un ascenso notable (de 50-55 a 70-75 años) en el último siglo y medio, pero esto se debe a una variedad de acontecimientos: la mejora en las condiciones sanitarias (agua potable, vivienda adecuada, eliminación adecuada de excretas y basura), la mayor disponibilidad de alimentos (aunque mal utilizados), la profilaxis por medio de vacunaciones masivas (aunque es un tema polémico) y el control de algunas enfermedades infecciosas (a pesar de que el uso indiscriminado de antibióticos nos pone nuevamente en riesgo), parecen ser los mayores protagonistas de la notable diferencia en la expectativa de vida al nacer.   

      Pero al mismo tiempo la medicina moderna ha sido incapaz de incrementar la longevidad de la especie, lo cual significa que si bien ahora más gente llega a su límite probable de vida, éste no ha experimentado variación significativa. Es más: la gran mayoría llega en condiciones penosas al fin de su existencia, con graves limitaciones que los transforman en inválidos o semi-inválidos bastante antes de morir, enfermos de cáncer o enfermedades cardiovasculares que logran convertir en un verdadero infierno los últimos años de vida. Y como diríamos en el barrio, ésto no es vida...

      Frente a estas enfermedades y salvo contadas excepciones, la medicina moderna es por ahora particularmente inútil y lo seguirá siendo mientras deambule a ciegas por el camino que ha elegido para combatirlas. Resulta llamativo -y bastante triste- verificar que los casos de muerte natural, ese apagarse gradualmente y sin dolor que debería ser la norma, son absolutamente excepcionales.

  También contra esta terrible perspectiva está pensado y diseñado el Programa REVI, porque resulta inconcebible que un envejecimiento normal termine de manera tan catastrófica. Es inaceptable, además, la calificación de "enfermedades propias de la edad" que hace la medicina oficial para describir esta epidemia caracterizada por la desdichada irrupción de la muerte antes que la vida tenga fin. Y ahora veamos qué podemos aprender acerca del envejecimiento según diversas miradas y con ánimo de diseñar una propuesta razonable de tratamiento.

 

El aporte de la medicina interna

      La mayor parte de los investigadores admite que el envejecimiento biológico es un proceso continuo con el desarrollo, caracterizado por la pérdida o interrupción del flujo de información genética. En este terreno se postulan diversas hipótesis: algunos sostienen que el envejecimiento se produce por errores o lesiones aleatorias en las macromoléculas principales. Otros suponen que el aumento en la cantidad de radicales libres podría ocasionarla. Y como éste es un tema de moda conviene explicarlo. 

     Hay una serie de compuestos químicos producto de la actividad metabólica que se caracterizan por ser altamente oxidados y quedar libres en el entorno celular. Este exceso de oxido afecta a los ácidos nucleicos (ADN,ARN) y también a las proteínas y lípidos (grasas) dañando a la membrana y al interior de la célula. Si bien existen enzimas naturales que neutralizan este exceso, con el tiempo tienden a perder eficacia, de manera que los oxidantes pueden dañar grupos celulares críticos con mayor facilidad. 

    Afortunadamente existen algunas sustancias capaces de combatir dichos efectos, los actualmente divulgados anti-oxidantes: vitamina C, vitamina E, betacaroteno, selenio,etc. Existe también la exótica teoría del error catastrófico: en las etapas principales de la biosíntesis de proteínas y ácidos nucleicos podrían producirse errores en la traducción de los códigos químicos, que se tornarían exponenciales con el tiempo dañando seriamente las estructuras celulares. En general se admite que el envejecimiento es simplemente una continuación del crecimiento y desarrollo: una forma progresiva e irreversible de diferenciación inducida por alteraciones específicas de la expresión genética. Pero también que en realidad se trata de un proceso que tiende a la des-diferenciación: un regreso caótico al origen, a la formación de una sola célula como el óvulo fecundado que originó a todas las células y tejidos del organismo maduro.

   Al mismo tiempo se sabe que la síntesis y degradación de las proteínas disminuye con la edad en la mayoría de los tejidos y en los fibroblastos (célula básica del tejido conectivo o de sostén), de modo que tiene lugar una reducción de la renovación proteica y una prolongación de la sobrevida media de cada proteína. Esto explica la tendencia de una diversidad de proteínas seniles a experimentar modificaciones que incluyen desnaturalización y menor capacidad funcional.  

     Este fenómeno se asocia con una disminución progresiva de las interacciones críticas entre las moléculas, las células y los tejidos, lo cual podría traducirse como una pérdida gradual de la unidad orgánica.
  Estas interacciones múltiples podrían asociarse con un grado tan elevado de potencial mutacional que es sorprendente que los seres humanos no se diferencien en grado mucho mayor, de manera que la senilidad parecería ser la mejor de las opciones, ya que contribuye a mantener el equilibrio durante la vida de una comunidad de células y personas en constante movimiento y promueve al mismo tiempo cambios adaptativos que mejoran las características de las futuras generaciones.

      Hasta aquí hemos visto algunas características generales del envejecimiento, ahora examinemos brevemente lo que ocurre en los sistemas fisiológicos básicos. (Para el sistema nervioso, puede verse también Los Tres Cerebros)

     -  El sistema simpático adrenérgico maneja por medio de las hormonas adrenalina y noradrenalina tres funciones básicas: la temperatura corporal, parte del metabolismo energético y la presión arterial. La concentración de noradrenalina en sangre aumenta con la edad, lo cual produce una elevación crónica de la presión arterial en la mayoría de los casos. También disminuye la reserva funcional del miocardio (músculo del corazón), pero éstos cambios podrían modificarse con ejercicio físico y reducción del peso corporal. Al mismo tiempo disminuye la capacidad de adaptación a las variaciones térmicas, lo cual afecta las funciones adaptativas de la termorregulación.

      - En el sistema nervioso central declina la cantidad de neuronas corticales (entre 15 y 30%), especialmente en la neocorteza frontal, temporal y del hipocampo. La mayoría de los neurotrasmisores no se afecta con la edad, pero en los nervios periféricos sensitivos y motores disminuye levemente la velocidad de conducción, que desciende 10-15% entre los 20 y los 90 años. La cantidad de unidades motoras ("paquete" constituido por un nervio y un grupo de fascículos musculares) disminuye a partir de la edad media, al igual que la masa muscular, calculándose que la fuerza muscular declina un 25% después de los 60 años. En cuanto a los sistemas sensoriales críticos es sabido que la audición presenta dificultades para percibir los tonos altos, disminuyen la agudeza visual y la sensibilidad a los contrastes después de los 60 años, y el sistema vestibular (que maneja el sentido del equilibrio) declina su rendimiento funcional después de los 70 años.

      - En el sistema inmunológico se presentan cambios gradualmente importantes, tanto que algunos investigadores arriesgan la hipótesis de que son estas modificaciones las responsables del proceso general de envejecimiento. Si bien este sistema es muy complejo y participan variedad de células, hormonas, neurotransmisores y enzimas en la conformación de una respuesta defensiva, centraremos la información disponible en el comportamiento de los linfocitos, que últimamente han ganado rating debido a la expansión del SIDA. Hay dos tipos básicos de defensa inmunológica: la mediada por los linfocitos T (a nivel celular) y la mediada por los linfocitos B (a nivel humoral y expresada por la fabricación de anticuerpos). 

   Pues bien: parece ser que a medida que pasan los años ocurren tres modificaciones importantes: disminuye la función inmune mediada por las células T, decrece la capacidad de respuesta expresada en la cantidad y calidad de anticuerpos circulantes y aumenta la producción "aberrante" (inútil) de inmunoglobulinas y anticuerpos. Estas modificaciones se expresan con claridad en situaciones de estrés, cuando el organismo requiere respuestas defensivas claras, rápidas y contundentes. 

   Es necesario recordar que el sistema inmunológico se encuentra seriamente comprometido en la mayoría de las afecciones verdaderamente serias que pueden afectar a una persona a lo largo de su vida: infecciones, cáncer, reumatismos varios, sida. Y también es bueno saber -ya que tiene consecuencias importantes para el planteo básico de este programa- que en gran medida, esta incapacidad funcional del sistema podría estar relacionada con alteraciones de las interacciones intercelulares, en las cuales se requieren muchos factores solubles producidos por las células T para poder interactuar con otras células T y así lograr una respuesta defensiva convincente.

      - En cuanto al sistema endocrino: no hay modificaciones importantes en cuanto a la cantidad de hormonas circulantes, aunque cambian las respuestas celulares en relación con algunas hormonas. En concreto: aumenta la tendencia a la diabetes (insulino-respuesta), a la osteoporosis (hormona paratiroidea) y a la hipertensión arterial (catecolaminas como la nor-adrenalina). Pero el hombre puede mantener su actividad sexual ya que la testosterona no experimenta modificaciones importantes y en la mujer ocurre lo mismo, ya que la deficiencia estrogénica es más relativa que absoluta.

      - En el corazón las modificaciones no serían importantes si las arterias se encontraran en buenas condiciones, ya que el músculo cardíaco es capaz de funcionar adecuadamente hasta edades muy avanzadas, comportándose eficientemente incluso en condiciones de estrés. El gran problema de este sistema reside en que el motor (corazón) debe soportar las obstrucciones de la cañería (arterias), que como producto de alimentación inadecuada y falta de ejercicio comienzan a obstruirse desde los 20 años en adelante. Pero en edades avanzadas el proceso puede acelerarse debido a ciertas alteraciones relacionadas con el metabolismo de las lipoproteínas de baja densidad (LDL), que se depuran lentamente de la circulación y por lo tanto tienen mayor probabilidad de fijarse a las placas ateromatosas de colesterol, tendiendo a obstruir las arterias de órganos críticos como los riñones, el corazón y el cerebro.

      -Los riñones pierden progresivamente masa a expensas de su corteza: cada órgano pasa de 250-270 gramos en los adultos jóvenes a 180-200 gramos en los mayores de 70 años. Esto significa que disminuye la cantidad de glomérulos y se produce un proceso de esclerosis variable en los vasos renales. De manera que disminuye el flujo sanguíneo renal y, lo que es más importante, el índice de filtración glomerular (IFG), lo cual implica que los glomérulos filtran menos disminuyendo su capacidad de desintoxicar al organismo. 

      - En el sistema respiratorio se observa un aumento progresivo de la capacidad funcional residual (queda más aire no utilizable en los pulmones), lo cual se acompaña con una disminución de la capacidad vital (cantidad de aire exhalado después de una inhalación máxima). Esto último sumado a la disminución de los mecanismos de defensa pulmonar como el reflejo tusígeno y la velocidad de transporte mucoso por parte de las cilias (microvellosidades que limpian la mucosa respiratoria), aumenta notablemente la posibilidad de contraer infecciones respiratorias severas. Se dice que la función respiratoria es un "marcador biológico de envejecimiento", pero esto no ocurre con la misma severidad en todos los casos y depende en gran parte de la actividad física.

      - En el aparato digestivo se registra una disminución de la capacidad secretoria de ácido en el estómago y una disminución progresiva de la absorción de calcio. El tamaño y peso del hígado están conservados, pero se registra una disminución de su flujo sanguíneo así como de los sistemas oxidativos hepáticos, lo cual prolonga la vida media de muchos fármacos propendiendo a la intoxicación aún con dosis "normales". Por otra parte la función colónica evacuatoria no se modifica en condiciones normales, permaneciendo intacto el reflejo defecatorio. El estreñimiento suele estar asociado con la ingesta insuficiente de fibras, la inactividad, el uso de medicamentos, el abuso de laxantes y el sedentarismo.

 

El aporte de la Homotoxicología

      Esta escuela nace hace unos cuarenta y cinco años como continuación y profundización de la Homeopatía clásica, también en Alemania y de la mano del Dr. Reckeweg. Ha tenido un desarrollo basado en la clínica y la investigación intensiva de los preparados homeopáticos utilizados en forma de compuestos que articulan homeopáticos clásicos en "acordes" de distintas potencias junto con órgano-preparados (derivados de órganos animales), nosodes (preparados en base al agente etiológico de la enfermedad o tejido alterado) y diversas enzimas  presentes en el metabolismo normal, los catalizadores intermedios. 

   
A continuación se exponen algunas consideraciones fisiológicas sobre las cuales se fundamenta esta escuela y que pueden permitirnos entender con mayor profundidad el proceso general que estamos describiendo.

      La medicina clásica sufre de cierto enamoramiento pernicioso acerca de los órganos y especialmente de la célula básica que caracteriza a cada uno de ellos (el hepatocito para el hígado, la neurona para el sistema nervioso, etc.); tanto que su fundamento teórico es conocido como la teoría celular de Virchow. Este énfasis en lo celular/órgano tuvo sus ventajas para desarrollar el conocimiento de infinidad de padeceres, pero tiene poderosos límites a la hora de entender al organismo humano como un verdadero sistema vivo y no como mera suma de órganos, aún en un plano exclusivamente biológico. 

    Parte de esa limitación se nota a la hora de comprender la decisiva función que tiene el tejido conectivo, verdadera matriz donde residen las células específicas de cada órgano y artífice del vínculo entre ellos y el resto del organismo. Deslumbrados por el espectáculo de la célula específica, muchos científicos subestimaron la importancia del conectivo, catalogándolo de "material de relleno" sin advertir que es el mar en el cual nadan los tejidos que realizan la famosa función específica y del cual dependen para su nutrición, aporte de variadas sustancias y eliminación de toxinas. La célula protagónica del conectivo se llama fibroblasto y realiza tantas funciones que enumerarlas cambiaría el rumbo de este escrito.

      Quien entendió a la perfección su importancia fue el patólogo Alfred Pischinger, quien por los años 30 desarrolló su brillante hipótesis del Sistema Básico. Esto significa que las células específicas (hepatocitos, neuronas, etc.) sólo pueden desarrollar su función cuando la matriz extracelular en la que están incluidos funciona correctamente, ya que es la encargada del soporte anatómico y fisiológico: conecta a dichas células entre si para conformar el órgano y a éstos para definir al organismo.


¿Cómo está compuesto el Sistema Básico de Pishinger?

Por tres elementos : Célula del Conectivo (Fibroblasto)

                               Capilar (Arterio-venoso)

                               Nervio (Neurovegetativo)

¿Y adónde están instalados estos elementos?

      En la matriz extracelular, ocupada por la Sustancia Fundamental , una complicada y extensa red de glucoproteínas estructurales difundida por todo el organismo y que mantiene condiciones operativas constantes en la relación entre sólidos, líquidos y partículas cargadas eléctricamente. Sin esta "constancia" la vida sería un fenómeno imposible. ¿ Se advierte, acaso, la importancia de este hecho ? No hay lugar del organismo donde falte este sistema: asegura la nutrición, la comunicación y la "limpieza" de los órganos. 

    Es casi elemental atribuirle importancia decisiva en la normalidad o anormalidad del sistema, pero se ha pasado por alto su importancia, al igual que la del sistema linfático, recién ahora valorado a raíz de su valor crucial en el desempeño del sistema inmunológico. La Homotoxicología postula que infinidad de toxinas se depositan en este sistema básico, que no tiene una capacidad infinita de auto-desintoxicación. Cuando esta capacidad es desbordada por la concentración tóxica y decrece hasta niveles críticos, las toxinas se diseminan por el torrente sanguíneo al tiempo que comienzan a dañar el órgano que alimentan, conectan y protegen. 
 
De manera que es imposible normalizar la función de algún órgano particular si antes no se limpia de toxinas a este Sistema Básico y a la Sustancia Fundamental, que juntas reciben el nombre de MESÉNQUIMA.
Así pueden explicarse algunos fenómenos básicos del envejecimiento, caracterizados por un deterioro más o menos acelerado de las funciones biológicamente críticas: la imposibilidad de mantener "limpio" al organismo produce congestión, "empastamiento funcional" y por último lesión a nivel de los órganos. Recién en ese momento los órganos producen síntomas, pero la historia de su deterioro es larga y su origen puede atribuirse a una falla funcional del mesénquima. La variedad de toxinas es grande; bajo esta denominación entran alimentos y bebidas inadecuadas, gases en la atmósfera, residuos de microorganismos varios, productos del metabolismo eliminados con dificultad, etc.

 

El aporte de la Acupuntura Tradicional China

      La acupuntura es una particular manera de mirar las relaciones entre el hombre y la naturaleza desde el punto de vista de la energía, o para ser mas exactos: de las relaciones entre energía y materia. En este sentido, y a pesar de la venerable antigüedad que posee, es una medicina adelantada a los tiempos ya que su motivo principal de preocupación apenas comienza a ser desentrañado por la física moderna: la de la teoría de la relatividad y la cuántica. 

    Es un tema infinito y apasionante: detrás o delante del simple hecho de estimular un punto de la piel con alguna técnica eficaz (desde la presión con un dedo al láser pasando por las agujas o el calor) existe una riquísima concepción del hombre y de la vida. Internándose en la acupuntura es posible respirar un ambiente cargado de lúcida experiencia y sabiduría, parte de la cual inspira este Programa y el soporte médico contenido en él. 

  Para los antiguos chinos la vida es un don que se recibe de los progenitores y no sólo en el aspecto material de los genes: éstos contienen una energía básica que se transmite a los descendientes y opera durante toda la vida. Es cierto que luego puede o no desarrollarse esta energía en combinación con las otras, las que se reciben del medio ambiente donde la vida transcurre concretamente: influencias climáticas, alimentos, aire, ondas electromagnéticas, información sensorial, vínculos de amor, odio o indiferencia, etc. 

      La lista es infinita pero debe quedar claro que para esta sabiduría "el hombre es un ser que habita entre el Cielo y la Tierra" : ni ángel ni demonio, ni pura cabeza, corazón o genitales, ni pura reflexión ni toda acción, ni puro ideal ni absoluta practicidad. El hombre completo es todo eso y sólo se lo puede entender si se acepta que es un ser en transición entre cielo y tierra.

      La acupuntura no habla de los órganos como si éstos sólo tuvieran "responsabilidades biológicas": cada uno de ellos es parte de alguna compleja función bio-psíquica que integra emociones básicas junto a eventos físicos. El riñón, por ejemplo, está relacionado con el miedo, la voluntad, la audición, la estructura ósea, la sexualidad, el agua, el frío, el invierno. Y también con la duración de la vida. No se crea que ésta es una serie de arbitrarias correlaciones nacidas del aburrimiento o la necesidad de justificar alguna teología: los chinos de la antigüedad fueron brillantes y atentos observadores de la naturaleza, con el resultado de que las correlaciones básicas que postularon pueden corroborarse en la práctica clínica, ese lugar donde la mentira o la ignorancia son difíciles  de sostener. 

     El objetivo de la acupuntura como sistema médico es obtener un alto nivel de energía equilibrada en cada paciente.
De manera que es mucho más que una medicina sintomática habitualmente utilizada para silenciar síntomas molestos, aunque también en este rubro sea particularmente eficaz. La búsqueda del equilibrio es esencial, aunque se trate de un equilibrio inestable, cosa que caracteriza a la vida misma, que es movimiento, cambio. Tanto que luego de varios años de investigación sobre este tema, puede afirmarse que la energía de un organismo vivo no aumenta si antes no pasa por una fase de equilibrio.

      Y bien, para la acupuntura la energía del rinón como función compleja "transmitida" al organismo entero mediante el meridiano que encauza su flujo, es la que se recibe en "donación", la energía ancestral cuyo uso adecuado o dilapidación determinará la duración de nuestra vida. "La historia de la prosperidad y debilidad del Jing Qi (energía) del Riñón, es justamente el curso del crecimiento, desarrollo y envejecimiento del cuerpo humano."

      Para la visión china de estos fenómenos, el envejecimiento acelerado se produce por un  desequilibrio básico en la distribución de la energía que origina una situación de bloqueo energético, lo cual "carga" en exceso algunas funciones y órganos debilitando a los otros. Con el tiempo esta situación produce disfunciones que luego se transforman en alteraciones de la anatomía de los órganos. ¡ La misma observación que hace la Homotoxicología, sólo que dos mil quinientos años antes ! 

     Bueno, no es exactamente la misma porque la acupuntura es desde sus orígenes lo que hoy podría llamarse una medicina psicosomática: postula que la causa principal de los trastornos originados desde el "interior" del organismo puede encontrarse en los disturbios emocionales. Y en el estilo de vida de toda una cultura como explicación más profunda acerca de lo difundido del fenómeno. Esto puede advertirse fácilmente en el siguiente fragmento del Su Wen, la Biblia de la acupuntura que tiene más de veinte siglos de existencia. En su primer capítulo se describe un diálogo entre el Emperador Amarillo y su maestro de medicina donde se demuestra que la problemática de estos tiempos no es demasiado diferente de la de aquellos:

 

      "El Emperador Amarillo preguntó al profesor celestial: He oído que la gente de los tiempos antiguos vivía durante ciento veinte años sin que aparecieran síntomas de debilidad en sus movimientos, pero hoy en día la gente está debilitada en sus movimientos a edades inferiores a los sesenta años. ¿Se debe esto a un cambio en los entornos naturales, o es culpa del hombre?

      Chi-Po contestó:  Los antiguos, que conocían la manera adecuada de vivir, siguieron el modelo del Yin y del Yang, que es el modelo permanente del Cielo y la Tierra, permanecieron en armonía con los símbolos numéricos que son los grandes principios de la vida humana, comieron y bebieron con moderación, vivieron su vida diaria siguiendo un modelo ordenado sin excesos ni abusos. Se preocuparon de no deteriorar su cuerpo y su espíritu, y se permitieron vivir un siglo de esta forma. Por este motivo, sus mentes y sus cuerpos permanecieron en perfecta armonía entre ellos y , consecuentemente, pudieron vivir entera la duración natural de su vida y morir a la edad de más de ciento veinte años.

      "Por otra parte, hoy en día la gente es bastante diferente, porque se intoxica de manera exorbitante, sustituye una vida normal por una vida de abuso, tiene relaciones sexuales estando intoxicada, agota su energía pura a través de la satisfacción de sus deseos, desperdicia su energía auténtica por medio de una destrucción prolongada y descuidada, no consigue retener su energía en abundancia y conservar permanentemente sus espíritus, se precipita hacia la satisfacción de su corazón de forma contraria a la verdadera felicidad de la vida, vive su vida diaria siguiendo un modelo irregular. Esa es la razón por la que solamente puede vivir la mitad de la duración de su vida.

      " Por lo tanto, la gente debería contentarse con cualquiera de los deliciosos alimentos a su alcance, con todas las costumbres de su sociedad, cualquiera que sea la clase a la que pertenezcan. Eso es lo que llamamos gente verdaderamente satisfecha.

      "Por consiguiente, sus ojos no se verán atraídos por sus deseos injustificados, su mente no se verá enloquecida por objetos nocivos, y no estará preocupada por las ganancias o pérdidas materiales, ya se trate de un loco, una persona inteligente, o capaz o tonta. Esa es la vía de una buena vida. La razón de que dichas personas puedan vivir más de ciento veinte años, sin signos de debilidad, se debe al hecho de que nunca se han visto expuestas a peligros y que por lo tanto se las han arreglado para conservar una virtud perfecta.

      "He oído que en los tiempos antiguos había hombres verdaderos que podían distinguir las energías importantes del Cielo y de la Tierra, comprender los principios del Yin y del Yang, emprender ejercicios de respiración de energía pura, conservar sus espíritus con gran cuidado, mantener sus músculos tan fuertes como siempre. La longevidad de dichos hombres verdaderos puede sobrepasar la del Cielo y la Tierra porque sus vidas parecían sin fin, lo que puede atribuirse a su adhesión a los principios del Taoísmo."

 

El aporte de la Orgonomía

        Ésta es la ciencia de la energía fundada por Wilhelm Reich (1897-1957) , un genio poco conocido que encontró la forma de estudiar, concentrar y utilizar con fines terapéuticos la energía vital, que rebautizó como energía orgónica. No se trata de dislate alguno ni es el resultado de un episodio febril con desviaciones místicas: tal energía existe y es la que nos anima, la energía específica de la vida. Particularmente llevo varios años investigándola, aplicándola cotidianamente en mi trabajo y verificando que se trata de una realidad, afortunadamente concentrable y utilizable con facilidad, ya que se encuentra en la atmósfera donde habitamos y no hace falta ningún equipo sofisticado para obtenerla. 

    Tampoco hay que pedirle permiso a Dios, la Esso o al presidente, mientras que la patente con los derechos de autor le corresponden a la Naturaleza, único ente con el cual habrá que negociar en caso de querer disponer de ella. Más adelante -en el apartado destinado a  las medidas terapéuticas que contiene este programa- se añaden explicaciones acerca de su aplicación al organismo por medio de los acumuladores de orgón.

      Pero la Orgonomía proporciona respuesta a otros interrogantes, entre ellos el que ahora nos preocupa, de manera que vamos a internarnos en algunas de sus formulaciones para intentar entender algo más acerca del envejecimiento. Y de paso constatar que no hay nada más práctico que una buena teoría.  Esta ciencia sostiene que los seres vivos (entre ellos el hombre) somos básicamente campos energéticos que han originado su propia materia. No es que "tengamos" energía: somos energía que en parte se "materializa" originando los órganos y la estructura. Tampoco estamos divididos en soma/psique o cuerpo/alma: somos simultáneamente ambos aspectos del ser. No "tengo un cuerpo": soy un cuerpo, así como soy un alma. Esto es una persona.

      Y bien: esta persona experimenta las múltiples influencias del medio donde vive desde mucho antes de su nacimiento oficial, tanto que su primer "medio ambiente" es la madre. Si un ser humano pudiera expresar su vitalidad natural durante toda la vida, experimentaría la misma pulsación que puede observarse en la ecografía de un embrión de dos meses. Es sencillamente maravilloso contemplar a esa pequeña cosita que vibra abriéndose y cerrándose como un corazón o el libre juego de las olas sobre la playa, fenómeno que puede denominarse libre pulsación vital.  


   
Pero lamentablemente no es así ya que desde sus comienzos el embrión se encuentra extraordinariamente influido por el campo energético de la madre, de manera que es necesario preguntarse cuán armónico, vital y feliz es ese campo, al igual que el del padre, el del grupo más cercano, el de la sociedad  donde se produce este desarrollo y hasta el de la naturaleza que ambienta el acontecimiento y que es mucho más que pura escenografía. No podría ser de otra manera debido a que el sistema vivo llamado embrión se encuentra dentro de otro llamado madre y éste a su vez tiene relaciones íntimas con muchos otros: son determinaciones concretas inevitables, que no pueden dejar de considerarse a la hora de intentar entendernos en profundidad.

      Pero todos estos campos energéticos no pueden escapar al influjo de las reglas de juego básicas que funcionan como imperativos culturales y éstos, desdichadamente, no parecen estar diseñados para asegurar la persistencia de la primitiva pulsación: más bien tratan de producir seres pasivos, grises, candidatos a "buenos esclavos", dependientes y sumisos ante cualquier autoridad, temerosos y frágiles a la hora de intentar la propia expansión. A juzgar por lo que se ve en la sociedad humana, tal diseño ha tenido hasta ahora pleno éxito porque parece lejano el día en que predominen los valores primarios de la vida: amor, solidaridad, profundidad de ideas y sentimientos, espíritu poético, aventurero y creativo, belleza expresiva . 

    Sólo la vivencia de estas cualidades
-absolutamente acompañadas de sus correspondientes valores biológicos como respiración adecuada, movimientos fluidos y graciosos, sangre bien cargada de energía y buen rendimiento de las funciones biológicas básicas-  podrían definir a alguien como "sano" distinguiéndolo de "normal", espécimen que resulta del promedio de las enfermedades vigentes.

      Reich llamó peste emocional al conjunto de las fuerzas que se oponen al libre fluir de la energía en cada persona y tratan de impedir o restringir seriamente la libre pulsación vital, en un operativo siniestro cuyo fin podría ser el asesinato de la vida. La resistencia personal a esta limitación se expresa en la conformación de una estructura de carácter en sentido psico-físico (cuerpo/alma) que será más o menos enferma, según la cantidad y calidad de peste emocional que deba enfrentar. En el proceso de defensa contra esta agresión básica (donde entran desde las represiones sexuales y sociales hasta los alimentos o el consumo de estupidez masificada) uno va desarrollando bloqueos y creando corazas, porque de otra manera seria imposible la supervivencia. 

    Los bloqueos son congestionamientos de la energía,
lo cual tiene derivaciones específicas a estudiar tanto en la psique como en el soma. Pero luego aparecen los acorazamientos, que son las rigideces del alma y del cuerpo, tan visibles y evidentes en los "sistemas de contracturación muscular" que cada persona va desarrollando a lo largo de su vida. De manera que aquí se deposita la energía que no pudo ser utilizada para la feliz expresión natural (pulsación vital) y el organismo entero empieza a enfermar, ya que la energía estancada degenera y "se pudre" como ocurre con el agua encharcada.

      Está claro para la Orgonomía que este proceso no sólo se desarrolla en el área muscular, más accesible a una exploración externa, sino también en la profundidad del organismo, afectando su funcionalidad y capacidad expresiva. Y también aparece claramente la responsabilidad que este proceso tiene para explicar la escisión del carácter humano actual, el envejecimiento prematuro y la aparición de procesos degenerativos a gran escala, como ocurre en la sociedad contemporánea.

        "Quien no tiene confianza en lo viviente, o la ha perdido, es presa fácil del miedo subterráneo a la vida, procreador de dictadores. Lo que vive es en sí mismo razonable. Se convierte en una caricatura cuando no se le permite vivir. Si es una caricatura, la vida únicamente puede crear pánico. Por eso, sólo el conocimiento de lo que está vivo puede expulsar el terror.

      "El amor, el trabajo y el conocimiento son los manantiales de nuestra vida. Y también deberían gobernarla"  (Wilhelm Reich)

 

Conclusiones articuladas

1.   El envejecimiento es un proceso natural, que inevitablemente sigue a los de crecimiento, desarrollo y maduración. La duración de la vida tiene un límite variable, según las características de la cultura donde se habita, pero es finita.

2.   Es necesario distinguir entre un envejecimiento sano y otro enfermo. Las llamadas "enfermedades propias de la vejez" son evitables, y la posibilidad de un "apagamiento" gradual de la vitalidad en lugar de un final catastrófico, es real.

3.   Cada uno envejece de acuerdo a como vive. Las intervenciones quirúrgicas y cosméticas pueden ayudar, pero son una ilusión si se pretende que "resuelvan el problema", al igual que las fantásticas fuentes de la Eterna Juventud. Si no se asume el propio devenir en el tiempo es muy difícil vivir una madurez y una vejez felices. Es necesario oponerse enérgicamente a la tonta concepción que asemeja una persona añosa con lo inútil e inservible.

4.   El proceso general de envejecimiento comienza alrededor de los 30 años, al menos en nuestra civilización. Es necesario estar en guardia contra los vendedores de "culturas perfectas" que propugnan modelos impracticables o dudosos caracterizados por la simple o sofisticada fuga de la realidad actual. Si algo va a mejorar será superando lo que "está dado", la realidad  que habitamos y vivimos.

5.   El envejecimiento precoz es una enfermedad social y culturalmente inducida. En las actuales condiciones tiende a convertirse en una enfermedad severa, cuyos orígenes pueden encontrarse en el estilo enfermizo de desarrollo que caracteriza en la actualidad a nuestra especie. Es el modelo vigente de desarrollo humano lo que está en discusión. Una cultura que fabrica infelices en serie desde el nacimiento sólo puede producir viejos enfermos y abandonados a su suerte.

6.   De manera que hay que enfrentar el difundido fenómeno del envejecimiento precoz, acelerado y enfermo. Esto comienza desde los primeros años, con los bloqueos y corazas que aprisionan la energía y le impiden pulsar con libertad, impidiendo la expresión de la natural vitalidad. La escisión del carácter humano actual es determinante para explicar por qué se tiende a la enfermedad con tanta "naturalidad". La ausencia o limitación de una íntima relación con la Naturaleza, el estrés crónico, "la prisa y la ambición que enloquecen el corazón", la alimentación inadecuada, la vida sedentaria con escasa o ineficiente actividad física, son factores fundamentales del envejecimiento precoz.

7.   A esta generalizada falta de vitalidad y equilibrio de la energía (la relación entre lo Yin y lo Yang) le suceden la aparición de disfunciones varias que, con el correr del tiempo mal vivido, originan primero la clara insuficiencia de las funciones básicas y luego la distorsión de la anatomía de los órganos. La congestión energética deviene en el estancamiento de los fluidos, lo cual afecta al sistema que alimenta , comunica y elimina los desechos (el sistema básico de Pischinger), con lo cual la intoxicación y asfixia de los tejidos se torna inevitable. Al mismo tiempo entra en crisis el sistema inmunológico, que pierde en tiempo variable su capacidad de generar defensas eficientes. Y aumenta el riesgo de los depósitos de grasas en las arterias, simultáneamente con la aparición de déficit en las funciones criticas: nerviosa, endocrina, cardiovascular, respiratoria, muscular, renal y hepática.

8.   Éste es el proceso general que puede observarse en el "homo normalis" de la actualidad: la vitalidad de los años "mozos" se pierde con insólita rapidez, pasando de la primitiva pulsación vital (caracterizada por fluidez, motilidad y expansión) a la vejez precoz (lentitud, rigidez, estado contracturado del alma y del cuerpo, encogimiento vital) en plazos relativamente cortos, aunque bastante variables.

9.   Frente a esta lamentable y difundida realidad es bueno saber que existen alternativas para lograr envejecer retardando los tiempos, lo cual no solamente debe entenderse como la posibilidad de agregar años a la vida sino también, y especialmente, vida a los años. Para lograr estos objetivos es que se ha desarrollado el Programa REVI, que a continuación comienza a explicarse con más detalle.

al 3. Personalidad del Revi
a Revitalización
a
Inicio 

 

horizontal rule


Medicina energética

Inicio / Presentación / Esta medicina / Revitalización al natural / Investigaciones / Historias / Programa Azul / Viaje / Desintoxicación / Diccionario / Cerebros / Para qué sirve / Sociedad / Mapa / Concierto / Funciones / Estadística / Mediciones / Revitalización / Glosario / Articulos / Enlaces / Morir como chanchos / Chicos / Plantas / Acupuntura-Orgón / English / Deutsch / Talleres / Viagra, Hierbas chinas / El experimento de Alcoy / Limpieza Hepato-Biliar / Programa de Desintoxicación / La Gripe / El Invierno / Los Hidrolizados / Los acumuladores de energía orgón / El Dor-Buster / La Primavera / Cielito Lindo I / Acupuntura Estética / La revolución Reich / La medicina catastrófica / Los bebés orgónicos / Orgón y Dor / La Clonación de Idiotas  / Revitalización y Envejecimiento / Talleres 2015

Dr. Carlos Inza / Salguero 1807 - 11A / CP 1425 Buenos Aires - Argentina / Tel-fax: (011) 4822-5946  
           acupuntura.orgon@gmail.com
                 acupuntura_orgon@yahoo.com.ar